Bescós, en el Valle de la Garcipollera, fue abandonado durante los años sesenta.

A unos 5 kilómetros de Castiello de Jaca, en la misma pista que conduce hacia la Ermita de Santa María de Iguacel<