El puente de San Miguel, es sin duda uno de los monumentos más emblemáticos de Jaca.

A las afueras de Jaca, junto a la carretera que conduce al Valle de Aísa, encontramos el puente de San Miguel, sin duda uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Recibe su nombre de una antigua ermita ya desaparecida que se levantaba sobre un promontorio en el margen derecho del río Aragón. No hay datos sobre la fecha de su construcción, aunque por su aspecto y estructura se cree que ésta se produjo durante el siglo XV.