Oto, en el Valle de Broto. Sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Situado en el Valle de Broto, a 913 de metros de altitud, Oto se perfila como uno de los lugares más bellos de la zona, ya que se acomoda como mirador natural en un escarpe del río Ara. Apenas 1 km lo separa de la localidad de Broto, quizá por este motivo haya tenido un devenir muy diferente a otras poblaciones del municipio.

Su caserío posee un encanto y un interés muy especiales ya que se han conservado ejemplos arquitectónicos de gran relevancia, como casa Don Jorge, con una torre que compite en elegancia y altura con la del campanario del templo religioso, muy próximo.

Nos llama la atención su portada del siglo XVIII, así como los vanos con sogueado y los arquitos conopiales. También nombraremos casa Cuevas, con su portada flanqueada por pilastras, una solución muy típica de la zona.

Despuntando entre el entramado, la iglesia de San Saturnino, con su espléndida y esbelta torre modificada en los siglos XVI-XVII, aunque el origen del templo podría ser anterior, ya que su estilo enlaza con los templos del Gállego.

Muy interesante resulta la señalizada Ruta de los Hospitalarios, ya que con ella nos trasladamos al siglo XII, momento en que se instala la Orden de San Juan de Jerusalén, y recorremos el antiguo camino de San Nicolás de Bujaruelo hasta Oto, paso de peregrinos desde Gavarnie. Curioso resulta encontrarnos a la entrada del pueblo un crucero con testas y representaciones fálicas.

Oto celebra sus fiestas el 15 de Agosto, para la Asunción.

 

Por: Laura Armario