Puente de Montañana, en Ribagorza Oriental, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

Cabeza de municipio, Puente de Montañana  se sitúa a 528 metros de altitud y cuenta con una población de 113 habitantes. El nombre de la población proviene de un antiguo paso fluvial de peaje que conectaba con la vecina localidad de Montañana.

Las aguas del Noguera Ribagorzana dividen a la localidad en dos barriadas, siendo la situada en la parte izquierda el núcleo antiguo y en la parte derecha el moderno. Sus calles son estrechas, conservando multitud de arcos y pasadizos. Las viviendas, de ladrillo y teja, se caracterizan por sus soportales y puertas doveladas.

Para acceder a la localidad se hace mediante un puente colgante peatonal de madera, culminado en 1938, y en el que para su construcción se aprovecharon los pilares de uno anterior y que conserva el primero de sus ojos.

La iglesia renacentista de San Armengol, situada en el centro del pueblo data del siglo XVI. Destaca su portada plateresca. La iglesia, cubierta en su interior con bóveda estrellada,  es de planta rectangular, cabecera poligonal y contrafuertes al exterior. Junto a la cabecera, en el exterior, se sitúa la torre campanario de planta cuadrada y vanos para las campanas. En el cementerio se levanta la capilla del Santo Cristo, del siglo XIX, de planta rectangular y cabecera plana. El acceso a la capilla se realiza por los pies y cuenta con un arco de medio punto y cubierta a dos aguas.

Del siglo XVII es la capilla de Nuestra Señora de la Piedad, una edificación de planta rectangular y cabecera plana. La entrada, situada a los pies es de medio arco y posee una fecha de 1679.

Junto a la carretera de acceso se encuentra la antigua fábrica de harina, que cesó su actividad en los años 70 del siglo XX. Es un edificio de planta irregular de cuatro alturas y cubierta también irregular en función de sus distintos volúmenes; construida en sillarejo y mampostería.

Sus fiestas se celebran  del 14 al 16 de agosto en honor a San Roque.

Cerca de Puente de Montañana encontramos el acceso al Congosto de Montrebei, una espectacular senda excavada en la roca y acondicionada con pasarelas y escaleras colgantes no aptas para personas con vértigo, que nos permitirá adentrarnos en el estrecho paso qu