La espectacular iglesia de Santa María brilla en el centro de la población de Santa Cruz de la Serós.

En el margen izquierdo del río Aragón, de camino al monasterio de San Juan de la Peña y paralelo al Camino de Santiago encontramos el pequeño y pintoresco pueblo de Santa Cruz de la Serós. En el centro de la localidad podremos admirar la Iglesia de Santa María.

En el año 1024, a consecuencia de la implantación de la regla de San Benito en el Monasterio de San Juan de la Peña se transforma el monasterio mixto en un cenobio de varones. La comunidad femenina desciende hasta Santa Cruz de la Serós, instalándose en un modesto edificio, cuyos vestigios han salido a la luz tras unas excavaciones arqueológicas. Años más tarde, Ramiro I favorece al monasterio de Santa María concediendo bienes para mantener en él una hospedería, y confiando el mando a su hija menor Urraca.

Probablemente alrededor del año 1070, en calidad de Abadesa llega al monasterio la condesa Doña Sancha. Hija también de Ramiro I, hermana del rey Sancho Ramírez y viuda del Conde de Urgell, que había muerto defendiendo Barbastro. Doña Sancha, era sin duda una mujer de enorme influencia en la corte aragonesa y su llegada aportó grandes bienes al monasterio, haciéndolo vivir una época de esplendor en gran parte gracias a los inmensos rebaños de ovejas.

En el año 1095 doña Sancha ya acumulaba bienes para la edificación de un nuevo templo. Fallece poco después haciend