Canías, en el Campo de Jaca, sus monumentos, excursiones, aventura, dónde comer, dormir.

A los pies del monte Grosín, encontramos a 856 metros de altitud el pequeño caserío de Canías. La primera cita documental de la población aparece en un documento del Monasterio de San Juan de la Peña, relativo a la cesión de una propiedad a finales del siglo XI.

Durante un tiempo el monasterio de San Adrián de Sasabe tuvo posesiones en el lugar, y más tarde perteneció al cabildo de la Catedral de Jaca. Pese a sus reducidas dimensiones, Caniás esconde un buen número de bonitas fachadas de piedra con arcadas de medio punto o adinteladas, que se mezclan con otras de nueva construcción.

La iglesia románica de San Pedro la e